Güelcon sudacas: Copa América

El título de este post es copiado de un pendón de una calle de Santiago de Chile. Escribo desde el país donde se desarrolla la Copa América 2015, a pocas horas de la derrota de Colombia ante Venezuela.

DSCN5311

A continuación quiero compartirles varias impresiones desde mi llegada anoche y el momento de escribir este texto:
1. América Latina es tan diversa como homogénea: el español se reinventa en acentos y significados. Chile no habla español, habla chileno. En el vuelo mis compañeros de silla eran brasileros y sus breves diálogos con las azafatas fue un homenaje a la confusión.
2. Las cifras de turistas para la Copa tiene un podio: Brasil, Argentina y Colombia. Los dos primeros, como sus títulos, van muy adelante. Los brasileros se notan más: por el idioma y porque marchan en grandes grupos. Los argentinos, además de su tradición hinchista, han aprovechado la cercanía de los dos últimos eventos futbolísticos de naciones: el Mundial en Brasil y ahora la Copa América, en ambos están desbordando.
3. ¿Y los colombianos? En Brasil 2014, fue el sexto grupo nacional en cantidad de boletas compradas y ahora -en Chile- al número de turistas que llegamos a acompañar al equipo de Pékerman, se suma la importante cifra de colombianos con visa de trabajo y sin ella instalados en este suelo. Su presencia, en estos momentos de fervor patriótico por la competencia deportiva, salta a la vista: en mí recorrido por el centro histórico y el Patio de Bellavista conté quince empleados entre labores de cocina y atención en restaurantes o bares (meseros). No fue difícil identificarlos: vestían la camiseta amarilla de Adidas y hablaban en dos acentos: el paisa y el del pacífico.
4. El taxista que nos llevó del aeropuerto al hostal nos daba una pista: “hace 10 años no habían colombianos en Chile, desde ahí fueron llegando y ahora los ves por todas partes, sobre todo en Antofagasta”. ¿Cómo podemos explicar esa situación? La popularización del transporte aéreo y su respectiva baja en el precio, complementada con el aumento de la base social consumidora -especialmente clase media- y la fórmula exitosa de venta de estos grandes eventos deportivos (agenciada por los medios de comunicación y las federaciones deportivas, con el patrocinio de los gobiernos) son algunas razones a considerar.

DSCN5257
5. Entonces tenemos como factores externos la internacionalización de la economía (que incluye una invasiva penetración del sistema financiero a través de la bancarización –dinero plástico- y las transacciones virtuales) que ha ensanchado la escena económica. Una prueba de ello es que ya en las casas de cambio se pueden trocar varias monedas nacionales entre sí, sin tener que mediar el dólar. Otros factores son la revolución de los transportes y las comunicaciones (especialmente las virtuales y digitales) y la globalización del fútbol como deporte y como entretenimiento. Esto último comprende el surgimiento de un nuevo modelo de negocio: el gran evento y el mega-evento deportivo.
6. Entre las razones internas, para el caso colombiano, está el ensanchamiento de la clase media producto –principalmente- del capital escolar derivado de la graduación posgradual de las dos primeras generaciones masivas de estudiantes de maestría formados en el país (resultado de la inserción del sistema educativo colombiano al patrón internacional de créditos entre otras) y el desplazamiento de compatriotas por causas políticas (del conflicto interno) y económicas (en busca de nuevas oportunidades y de mejora de nivel de vida). Por ello un porcentaje importante de quienes fueron al mundial de Brasil fueron estudiantes de posgrado en ejercicio, además de los comerciantes e hinchas militantes de barras organizadas.
7. Ya en lo deportivo, la Copa América no decepciona: ratifica la tendencia del juego al equilibrio, sobre todo cuando –por la globalización y también por la tradición sudamericana de exportación de futbolistas a Europa- todas las selecciones tienen atletas que compiten regularmente entre sí en torneos de América y Europa. Venezuela, Bolivia y Paraguay, las tres ausentes de la pasada Copa Mundo, obtuvieron resultados importantes ante rivales en teoría superiores y Perú casi logra lo mismo ante Brasil.
8. Colombia repitió su sino: los favoritismos siempre le juegan en contra, encima de ello, Venezuela se juega el partido de su vida ante “los nuestros”; definitivamente el “otro” construido por los de la vinotinto son los colombianos que ya es hora de que dejen de ver con desdén a los culpables de salida de dos técnicos nacionales: el ‘Chiqui’ García y Leonel Álvarez.
Hasta ahí las apreciaciones de mis primeras 24 horas en Santiago. Espero publicar para este blog un nuevo texto en la clausura del certamen. Hasta entonces.

Os comentários estão desativados.

%d blogueiros gostam disto: